Send via SMS

 

 

 

martes, septiembre 05, 2006

ADIOS



He decidido dar a este blog un descanso, lo siento por aquellos que disfrutaban aquí, pero ahora mismo no me encuentro anímicamente en disposición de seguir gestionando este lugar. Los últimos acontecimientos en mi vida personal, mi reciente visionado de Earthlings (que me impactó tremendamente) y la falta de tiempo que tengo ultimamente, han motivado esta decisión. Creo que esto es bueno, porque así podré dedicarme a otras acciones que seguramente serán más fructíferas.

Me quedo con un montón de sensaciones y momentos sacados de este lugar, la verdad es que ha sido muy entretenido y muy edificante, he aprendido y disfrutado un montón. Me alegro haber tenido esta experiencia, pero creo que ya he sacado de este proyecto todo lo que tenía que sacar. Ahora me tomaré un descanso, dejaré de darle tanto al coco y buscaré nuevas vias en las que poder desenvolver mis ganas de ayudar a los desfavorecidos, los olvidados, los que no tienen voz.

Ha sido un gustazo compartir todo esto con vosotros, gracias por haber participado, y perdón a los que les molestó algo de lo publicado.

No puedo despedirme sin antes reocomendar a todos que veais Earthlings, si es que no la habeis visto. Aprovecho para poner el enlace:

VER EARTHLINGS ON-LINE

Os recomiendo dar toda la difusión posible a esta película, que puede cambiar la vida de muchos humanos, y lo que es más importante, la de muchos no-humanos. Tal vez, algún día.

Saludos veganos y hasta siempre.

 

viernes, agosto 18, 2006

PARADOJAS DE LA VIDA



(pulsa en el texto o la imagen para ver el video)



Sobre estas líneas podeis ver un fragmento de la película "la pistola de mi hermano" de Ray Loriga. ¿Y qué tiene de interesante este fragmento en particular? Bueno, pues que sale un matarife interpretado por Vigo Mortensen (Aragorn en "el señor de los anillos") que explica su particular y muy dudosa visión de cómo es la muerte que proporciona a sus víctimas no-humanas en el matadero. El monólogo que se gasta no tiene desperdicio, sobre todo cuando al final dice... bueno, mejor que lo veais.

Dura aproximadamente un minuto, y pesa algo más de 5 megas, así que tened paciencia hasta que cargue.


Esta es la conversación de los protagonistas:

...

chico: ¿cómo es?

matarife: ¿el qué?

chico: el trabajo… el trabajo en el matadero.

matarife: te digo cómo no es: no es como la gente se cree que es. Se dicen un montón de boludeces sobre el tema... Pero yo, que llevo muchos años en esto, te juro por las tetas de mi vieja que esos bichos no sufren. No señor. Ojalá me aseguraran a mí una muerte tan limpia... No, ellos se mueren muy bien, ché. Se mueren perfectamente bien. Dios sabe los que nos tocará a nosotros... Andá, comé… que eso galopaba hace media hora.

chico: ¿y usted no come?

matarife: yo no como carne.

...


[paradoja: una paradoja es una declaración en apariencia verdadera que conlleva a una auto-contradicción lógica o a una situación que contradice el sentido común. En palabras simples, una paradoja es "lo opuesto a lo que uno considera cierto". Se encuentra compuesta por el prefijo para-, que significa "contrario a" o "alterado", en conjunción con el sufijo -doxa, que significa "opinión".]

fuente: wikipedia

 

domingo, agosto 13, 2006

AMPLIACIÓN DE "SITIOS VEGANOS"


Acabo de ampliar la sección sitios veganos , echadle un vistazo porque he incorporado nuevos enlaces y he cambiado la estructura para que sea más sencilla de utilizar. En total son 100 enlaces diferentes. Espero que os sea útil. Si conoceis algún sitio más podeis indicármelo para incluirlo.

 

sábado, agosto 12, 2006

IMAGEN: DEMASIADO JOVEN

(pulsa sobre la imagen para ampliar)

 

miércoles, agosto 09, 2006

CUIDAR DE UN ENFERMO



Estos son, de izquierda a derecha, Tor y Sira, dos gatitos que forman parte de mi familia desde hace 13 años. Esta foto fue sacada hace un año. En la actualidad, Tor (el gatito de la izquierda) está bastante enfermo, y yo y el resto de mi familia le tenemos que cuidar para mantenerle vivo.

No puede mover las patas ni comer por si solo, hay que llevarle en brazos para cambiarle de sitio, o para que haga sus necesidades en las piedras. También hay que introducirle la comida en la boca hacia el fondo de la garganta porque si no la lengua se le vuelve para atrás y no puede tragar. Cuando se le vuelve, hay que ponérsela bien arrastrándola con un palito fino, si no, no puede pasar la comida ni beber agua.

Esto hace que lo llene todo de babas, y continuamente tenemos que estar limpiandole a él y los sitios en los que le ponemos. Pueden pasar muchos dias sin hacer sus necesidades, y hay que ponerle varias veces al día en las piedras, aunque se queja mucho porque no le gusta, pero es necesario, así que insistimos hasta que lo hace.

Además, todos los días recibe su medicina, pastillas y homeopatía, además de muchas dosis de mimos y compañía.

Todo esto exige mucho tiempo y esfuerzos, porque hay que estar pendiente de él casi todo el tiempo. A la hora de comer, de recibir su tratamiento o cumplir sus necesidades fisiológicas no lo pone nada fácil. Si te descuidas cuando le das de comer te puede meter un mordisco terrible en los dedos (lo hace sin querer), además que se puede caer de la cama si no se le vigila, y hay que tener cuidado de que no se lleve ningún susto, porque desde que está inválido reacciona de un modo muy temeroso y cualquier ruido o movimiento brusco le altera. Si se asusta mucho hasta se puede mear encima.

Por si fuera poco, está su hermana Sira, que complica bastante más la situación.

Sira se puede mover con normalidad. Come, bebe y juega sin problemas, pese a que tiene un tumor en los pechos que le está aumentando. Según la veterinaria no es grave -sobre todo comparado con la situación que vive Tor- y dice que todavía puede mantenerse varios años sin perder calidad de vida.

Nos ha recomendado no operarla (ya sería su segunda intervención, y parece que no sería bueno operarla de nuevo), así que la tenemos con un tratamiento a base de Renoven, un medicamento bastante costoso pero que parece que ayuda a detener el avance del cáncer en humanos.

El problema es que desde que Tor está tan enfermo, Sira no le puede ni ver, se pone muy violenta y le ataca como si fuera un enemigo, hasta el punto que hay que mantenerles separados porque si no le podría matar (el pobre Tor no se pude defender, lógicamente). Esto exige tener mucho cuidado de mantener las puertas siempre cerradas, al modo de la película “Los otros” de Amenabar. No podemos dejar dos puertas abiertas a la vez, porque Sira está al acecho, tratando de aprovechar la más mínima ocasión.

Creo que esto puede ser debido a que su olor ha cambiado y no le reconoce, o tal vez al estar enfermo le quiere fuera de su territorio por puro instinto de supervivencia. Sea como sea, supone un peligro constante para Tor, además que para Sira es un gran stres pensar que vive con un invasor en casa.

Estas circunstancias son bastante duras para los humanos que estamos al cargo de la situación. Uno recuerda cuando estaban los dos juntos, no hace demasiado tiempo, cómo jugaban, comían y bebían de modo normal. Verles ahora así, separados, enfrentados y con achaques, con uno de ellos impedido, produce gran dolor.

Hemos llegado a plantearnos la opción de proporcionar a Tor la eutanasia activa e indolora, ante la posibilidad de que seguir viviendo le proporcione también a él gran dolor durante un tiempo indefinido, sin posibilidad de remisión, una situación muy poco deseable. Por supuesto, esta es una iniciativa de carácter totalmente sensocentrista y utilitarista, esto es, hacer balance del posible dolor y placer que obtendrá, y obrar en consecuencia.

Sin embargo, hemos desechado la idea por varias razones:

-primero y lo más importante, creemos que quiere vivir. Él lucha por moverse y hacer cosas, emite sonidos cuando quiere llamar nuestra atención, busca la compañía humana y pasa mucho tiempo en estado de tranquilidad, durmiendo o tumbado sin hacer nada, como hacen muchos otros gatos. Creemos que siente dolor y molestias cuando hace sus necesidades, movimientos bruscos o cuando le damos de comer, por lo aparatoso de la situación, pero parece que lo lleva bien, lo cual también nos da fuerzas a nosotros para seguir ayudándole.

-segundo, tengo mis dudas de que alguien tenga potestad sobre la vida de otro individuo. En este caso, no hay ningún conflicto de intereses. No hay que elegir entre la vida de uno/s u otro/s, es la vida de un individuo que no interfiere con la de los demás, y sobre la que dudo que alguien tenga potestad, aunque esté bajo nuestra responsabilidad.

-tercero, no creo que la vida consista sólo en experimentar cierto volumen de dolor o placer. Puede que haya algo más que no hemos descifrado racionalmente y tenga un sentido metafísico que desconocemos. Tal vez la vida tenga una carga de tipo espiritual, y privar a alguien de su vida suponga privarle de algo trascendente más allá de las sensaciones. No soy persona religiosa, pero tampoco creo tener todas las respuestas, y cuando la vida de alguien está en juego hay que estar muy seguro de lo que se hace.

-y cuarto, existen lazos emocionales que hacen dura la idea de despedirnos de él. Pensar que ya no le vamos a poder ver, ni cuidar, ni experimentar todas las sensaciones que produce una relación de afecto mutuo hacia alguien, resulta duro de asumir. No queremos perderle, aunque es inevitable, y seguramente no tarde mucho.

Todo este suceso me ha llevado a plantearme el sentido de la vida con un enfoque diferente al habitual. Nunca hasta ahora había estado tan próximo a perder a alguien realmente cercano. Uno se pregunta, ¿por qué suceden estas cosas? ¿Por qué alguien que está vivo debe enfermar y morir? ¿Por qué existe el dolor y el sufrimiento? Uno desea que ojalá esto no pasara, que uno siempre pudiera estar cerca de los suyos, que la felicidad fuera para todos y para siempre. Pero no es así. Ni puede serlo.

Uno encuentra que al final hay que aceptar el dolor y la muerte como parte de la vida, sacar fuerzas de flaqueza y tirar para adelante, asumiendo que las cosas nunca podrán ser como a uno le gustaría. Pero entre tanta desolación, a veces suceden momentos y circunstancias que merecen la pena, como la relación íntima que se produce entre dos animales, una experiencia muy gratificante, que da intensidad a la vida y hace que salga lo mejor de uno mismo.

Después de esta experiencia, aprecio mucho más a aquellos que se dedican a cuidar a los no-humanos víctimas de la enfermedad, del desprecio y la soledad. Su ayuda son gotas en el océano de la vida, que no deja de ser un instante en la eternidad.

 

lunes, julio 31, 2006

DETECTAR FALACIAS: FALACIA DE CONTINUIDAD


La falacia de continuidad, también llamada falacia del montón o de la barba del calvo, se usa cuando se viene a decir que una sucesión de pequeños cambios nunca producirá un cambio sustancial. Una representación de esta falacia que a menudo responde a planteamientos especistas, es la siguiente:

"para qué voy a dejar de comer animales, si se les va a seguir matando igual"

De este modo se argumenta la pretendida inutilidad de cualquier pequeño cambio en nuestra forma de obrar de cara a posibles cambios globales en el trato hacia los no-humanos, pues "un grano no hace un granero", o "una gota no hace un océano", y por lo tanto, los esfuerzos individuales en este sentido resultan inútiles.

Este fatuo argumento puede venir muy bien en un momento dado para disculpar las propias actitudes discriminatorias. Pero profundizando un poco se puede apreciar su falta de consistencia. Es evidente que si sumamos un grano, más otro grano, más otro, finalmente llegaremos a conseguir un montón de granos. De hecho, en ausencia de interferencias externas, sería imposible no obtener un montón si se siguen añadiendo granos durante el tiempo suficiente.

Es por esto que el refrán dice "un grano no hace un granero", y añade "pero ayuda al compañero".


Otra forma en la que se puede presentar esta falacia consiste en asumir que dos posiciones extremas son la misma posición si están conectadas por diferencias intermedias cuyo límite es difuso. Es más o menos como decir que mucho dinero y poco dinero son la misma cosa, ya que no podemos saber con exactitud en qué momento poco empieza a ser mucho, o viceversa.

Un caso típico aplicado al especismo es el siguiente:

"respetar a los animales y no respetarles es lo mismo, ya que siempre pisarás alguna hormiga"

Así se pretende quitar valor propio al veganismo, despreciando un estatus de respeto factible como el que suele defender esta ideología, en base a que ambas posiciones -respetar a los animales o no hacerlo- siempre van a producir damnificados en mayor o menor grado.

Esta variante de la falacia de continuidad se escuda en la ausencia de puntos de referencia para muchos términos de nuestro lenguaje. Esto sucede cuando hablamos, por ejemplo, de frio o calor, viejo o joven, alto o bajo, etc. Pese a ser conceptos antagónicos, pueden intercambiarse dependiendo de las circunstancias y el contexto. Sin embargo, bajo el mismo contexto y circunstancias, no significan en absoluto lo mismo.

Una manera fácil de desmontar a quien use este argumento es preguntarle si le parece lo mismo, por ejemplo, recibir un pisotón en el pie de vez en cuando (cosa inevitable) que recibir un martillazo en el pie todos los días. Ya que las circunstancias en ambos casos son casi idénticas -tan sólo cambian la frecuencia y la fuerza del impacto-, en coherencia con su argumento esta persona debería responder que sí. Sin embargo, lo más probable es que no le parezca lo mismo.

( artículos relaccionados:
detectar falacias: introducción
detectar falacias: falacia del accidente )

 

sábado, julio 29, 2006

ANÉCDOTA: TRABAJAR CON GENTE ESPECISTA



El otro día Oscar, un compañero de trabajo, nos invitó a tomar unas cervezas al finalizar la jornada, a mí y al resto de compañeros. Yo no tengo problemas con la cerveza, y como mantengo buena relación con toda la plantilla en general, accedí. Nos fuimos a un bar cercano y pedimos. Y ahí empezó mi incomodidad.

Para empezar, cada cerveza iba acompañada de una tapa de embutido: chorizo, o algo similar (la verdad es que no me fijé bien), que el camarero puso en la mesa con cara de satisfacción ante el agrado de mis compañeros. Yo no dije nada, ellos ya conocen mis ideas sobre la explotación animal, y me bastó con recordarles que yo no comía eso. No hubo más preguntas, simplemente uno de ellos dio cuenta de la tapa que me correspondía y listo.

Podría haber aprovechado la circunstancia para exponerles más en profundidad mis ideales de justicia y respeto, pero no suelo hablar de ello a no ser que vea a la gente con verdadera disposición de entender, y creo que mis compañeros no entenderían todas las implicaciones que se derivan de este tema ni en un millón de años. Así pues, decidí ignorar el suceso, y saboreé mi heineken.

Pero la cosa no acabó allí. De pronto empezaron a conversar sobre los platos típicos regionales que habían disfrutado alguna vez, como cordero lechal, cochinillo... no voy a hacer la lista de los supuestos manjares que salieron durante el intercambio de experiencias culinarias, pero os aseguro que fueron unos cuantos.

Después de varios minutos ya me encontraba verdaderamente incómodo. No sabía ni donde mirar. No podía creer que tuviera que recordarles que ese tema me incomoda, así que esperé, hasta que al parecer finalmente se dieron cuenta de que mi desagrado, y entonces la conversación cambio. De pronto de pusieron a hablar de mascotas.

Parece que pensaban que yo, como “amante de los animales”, disfrutaría conociendo las manipulaciones a las que habían sometido a algunos, pues eso suele ser habitual entre estas personas, además de ver documentales en La 2. Así que tuve que presenciar el relato de cómo el uno había cazado ratones para alimentar a su serpiente, o cómo tuvo que “sacrificar” a su perro el otro en cuanto enfermó, o de cómo había amaestrado el otro a una lechuza, etc.

Ya no puede aguantar más, así que cogí mis cosas, me despedí y me fui. No sé si habrán entendido el motivo de mi marcha, pero lo que no creo que entiendan es la impotencia que se siente cuando escuchas ese tipo de cosas y sabes que no puedes hacer nada, aún teniendo tan cerca de las personas que ejercen esas discriminaciones.

Me he propuesta la próxima vez que se produzca esta situación mostrar mi desagrado de un modo más visible, pidiéndoles que se callen si es necesario. Prefiero acabar marginado laboralmente antes que sentirme mal por no decir nada.

 

domingo, julio 23, 2006

ESTRATEGIAS



No hay nada que divida más al colectivo vegano que las estrategias que adoptan unos y otros para llegar al mismo fin, la integración animal

En la realidad, a día de hoy no existen pruebas que demuestren lo idoneo de una estrategia determinada en comparación con las demás, tan sólo especulaciones más o menos razonadas. Sin embargo se suele emplear mucho tiempo en hacer críticas sobre la pretendida falta de eficacia de tal o cual estrategia, bajo la creencia de que ese esfuerzo se rentabiliza más que si se empleara en otros fines, como la difusión del veganismo de cara a la gente especista, lo cual también es algo que podría ser cuestionado.

Sea como sea, nos movemos por un campo especulativo que a menudo supone una barrera infranqueable entre personas que persiguen un mismo fin.

Por una parte, están los que defienden el abolicionismo a base de concienciación y educación mediante charlas, mesas informativas, manifestaciones públicas, etc.

Luego están los neo-bienestristas, que pretenden cambios legislativos y reformas en las condiciones de explotación actuales, y a la vez practican las otras estrategias abolicionistas anteriormente citadas.

Por último están los partidarios de la acción directa, que pretenden este objetivo mediante atentados hacia los opresores y liberaciones individualizadas, al margen de legislaciones o concienciación.

( el bienestarismo a secas queda fuera de la clasificación, ya que esta estrategia no cuestiona el estatus de propiedades de los no-humanos, ni pretende el mismo fin que las anteriores. De hecho se puede ser bienestarista sin ser vegano, y ser perfectamente coherente, cosa que no pasaría con las otras tres estrategias )

Los argumentos en los que se suelen apoyar son los siguientes, a grandes rasgos:

Los abolicionistas consideran que el fin de la explotación animal sólo ha de ser visto a largo plazo, y proponen una rentabilización de los recursos con los que contamos para este fin, dedicándonos a la labor de concienciación, dando por hecho que este fin llegará antes de este modo, sin apelar a otras reformas que consumen tiempo, recursos, y perpetuan el rol de propiedades de los no-humanos.

Por contra, esta estrategia suele ser acusada de falta de realismo por lo ambicioso de su propuesta (liberación animal sin reformas intermedias), y de insensivilidad al olvidar los intereses de los no-humanos que sufren en la actualidad, y hacer una jerarquización en la que salen perdiendo estos últimos.

Los neo-bienestaristas, por su parte, opinan que la liberación animal está demasiado lejos, y que mientras tanto hay animales que sufren y pueden ser ayudados en este momento solicitando mejoras en sus condiciones para aliviarles su sufrimiento. Además consideran que estas reformas pueden ir allanando el camino de la liberación animal futura, y suelen añadir que durante el trayecto de otras luchas sociales se han sucedido de modo previo otras reformas políticas y legislativas que no han impedido llegar a ese fin.

Suele ser acusado de perpetuar la idea de los no-humanos como esclavos, por solicitar reformas que no cuestionan el trasfondo especista que las produce, lo cual puede entenderse como un consentimiento y promoción del mismo.

Por último, está la denominada acción directa, que considera que los no-humanos esclavizados y sometidos deben ser liberados del lugar en el que se encuentran con todos los medios que estén a nuestro alcance, ya que la labor de concienciación o legislación sólo pueden conseguir mejoras a largo plazo de las que los animales que actualmente están sometidos no se van a beneficiar, o bien el beneficio que pudieran obtener no resulta suficiente. Otra vía de acción es la lucha hacia el opresor, que adquiere el estatus de enemigo, por medio de acciones violentas, ilegales, o "políticamente incorrectas".

La crítica mayoritaria que recibe esta estrategia es la mala imagen que produce de cara a la opinión pública, lo cual puede afectar de rebote a la imagen de los defensores de los animales que optan por otras vias, y también la falta de medios para llevarla a cabo a gran escala de modo efectivo, además de otras críticas más o menos prejuiciosas sobre la falta de ética que hay en realizar acciones de cariz violento hacia los animales humanos.

Como se puede ver, existen argumentos muy buenos para defender y adoptar una determinada estrategia frente a las otras. Estaría bien que, a partir de este punto, cada uno opinara sobre la efectividad o falta de efectividad de las mismas, y a ser posible, de modo razonado.

Yo, de momento, me reservo mi opinión, ya que a falta de pruebas y de que el tiempo y la experiencia arrojen datos significativos al respecto, sigo sin decantarme por ninguna de ellas con caracter de exclusividad, ya que las tres me parece que tienen puntos fuertes y débiles, según se miren.

 

lunes, julio 10, 2006

¿COMO REACCIONARIAS TÚ? (TU ÉTICA PERSONAL)



Vamos a poner que te encuentras una cartera en la estación del metro.

La recoges y la abres con la intención de identificar a su legítimo dueño, por medio de alguna foto o acreditación. Descubres que está llena de dinero, y por la documentación, carnets y pistas varias que en ella se encuentran, deduces que pertenece a una persona opulenta, sin estrecheces económicas. Te ves entonces en un dilema: ¿la devuelves o te la quedas?

Por una parte, tenemos que a uno no le gusta que le roben, y se suele decir que no hay que hacer a los demás lo que no queremos que nos hagan a nosotros, luego de este principio se deriva el respeto a la propiedad privada ajena.

Por otra parte, se suele tender a aceptar que es bueno lo que produce más beneficio, y ya que una cantidad de dinero importante proporciona comparativamente más beneficio a una persona de clase media que a alguien de clase alta, puedes pensar que es legitimo en este caso la gestión de los recursos ajenos.

Tienes presente en todo caso la intención de hacer lo correcto. Aunque también tienes tentaciones de disponer de la cartera al margen de consideraciones éticas al uso.

Pues bien, según este dilema, vamos a ejemplificar las vertientes éticas existentes:

devolver la cartera respondería a un criterio ético deontológico, es decir, que se basa en el deber (deón). Debemos respetar la propiedad ajena, a modo de postulado y como algo independiente de sus consecuencias. Este criterio heredado de Kant se puede formular mediante una frase:
"obra de modo que puedas querer la máxima de tu acción como ley universal"
Si crees que el respeto a la propiedad privada ha de ser una ley a respetar incondicionalmente y de modo universal, deberías devolver la cartera.


gestionar los recursos ajenos contenidos en la cartera respondería probablemente a un criterio teleológico, heredado de Aristóteles, que se basa en la finalidad (telos). Debemos hacer lo que traerá unas mejores consecuencias, independientemente de otros compromisos. Este se puede formular así:
"la buena acción es el fin, y el fin justifica los medios"
Si crees que el contenido de la cartera le va a hacer mayor bien a ti o a otras personas antes que a su propietario, debes quedártela y gestionar sus recursos del modo más adecuado.


( así quedan ejemplificadas las dos grandes orientaciones éticas occidentales: deontología y teleología )


guiarnos por nuestra intención respondería a una vertiente ética que se suele manejar menos que las anteriores, y se llama Aretaica o "de la virtud", que enfatiza en las cualidades del agente.

El matiz respecto a las éticas anteriores es que el acto se cifra como bueno o malo ya no por hacerlo basado en el telos o el deón, sino por la virtud que exprese quien realiza el acto. Es decir, que no importaría si devolvemos la cartera o nos la quedamos, si obedecemos a un principio de deber o buscamos una finalidad: lo que importaría es la voluntad que se encuentra detrás del acto, si se actúa por cobardía, valor, altruismo, egoísmo, indiferencia, etc… Este principio se puede enunciar como:
"la intención es lo que cuenta"
Según esto, tan bueno sería devolver la cartera como quedársela, si la intención de la que parte el acto es noble.


una cuarta orientación sería el relativismo ético, según el cual todas las normas morales son relativas a la persona, la localización geográfica, el momento en el tiempo, la cultura... El relativismo derivaría en la negación de cualquiera de las vertientes éticas anteriores, ya que no hay norma moral objetiva, inmutable o universal.

Esta vertiente ética suele ser muy celebrada por los detractores de los movimientos por la integración animal, que apelan a ella para justificar la explotación y su participación en esta. Llama la atención que estas personas suelen apelar a este criterio sólo para las normas que les incomodan. Aunque no siempre es así, y hay quien es consecuente con este criterio y opta por no valorar bondad o maldad “per se” en los actos humanos y las consecuencias que de ellos se derivan con carácter general. Esto se puede formular de la siguiente manera:
"todo es relativo"
Según este principio no habría nada de malo en quedárse la cartera para uso personal de su contenido, aunque ello respondiera a una actitud egoista o poco solidaria.


De este modo tenemos que las formulaciones básicas de las principales teorías éticas son las siguientes:

ética deontológica:
"obra de modo que puedas querer la máxima de tu acción como ley universal"

ética teleológica:
"la buena acción es el fin, y el fin justifica los medios"

ética aretaica:
"la intención es lo que cuenta"

relativismo ético:
"todo es relativo"


Una vez que sabes todo esto, puedes responder: ¿que harías tú si te encontraras una cartera en el metro?

( artículos relacionados: anécdota: una libreta en la acera )

 

martes, julio 04, 2006

VERDADES A GRITOS


"No son nuestros hermanos menores, no son nuestros subditos; son otro pueblo atrapado junto con nosotros en la red de la vida y del tiempo; prisioneros, como nosotros, de la magnificencia y el dolor que conviven en nuestra tierra."
Henry Beston.


"Hombre, no te vanaglories de tu superioridad ante los animales; ellos son sin pecado, y tú, con tu grandeza corrompes la tierra con tu aparición en ella, y dejas el rastro de tu estupidez tras de ti."
Dovstoyesky.

 

viernes, junio 30, 2006

IMAGEN: ¿BENEFICIO O PERJUICIO?

 

sábado, junio 24, 2006

PATADAS DEL DICCIONARIO



Cuando alguien utiliza un término de modo indebido o comete algún error lingüístico, nunca falta el erudito de turno que le recrimina por haber metido una "patada al diccionario". Lo que a menudo no ven estos eruditos de boquilla es que un diccionario por sí solo también mete sus patadas, al manejar definiciones sesgadas, impropias o discriminatorias.

Buen ejemplo es el diccionario de la RAE y las definiciones que maneja para los animales llamados "de granja".

Como muestra, un botón:

cerdo. (De cerda, pelo grueso).
1. m. Mamífero artiodáctilo del grupo de los Suidos, que se cría en domesticidad para aprovechar su cuerpo en la alimentación humana y en otros usos. La forma silvestre es el jabalí.
2. m. Carne de este animal. Le han aconsejado no comer cerdo.
3. m. coloq. puerco( hombre sucio).
4. m. coloq. puerco ( hombre grosero).
5. m. coloq. puerco ( hombre ruin).

Como se puede apreciar desde la primera acepción, el cerdo se define como un esclavo, un mero recurso. Las cuatro acepciones siguientes tampoco tienen desperdicio: en la segunda se maneja "cerdo" como la denominación genérica de su carne, y para las demás se define como un insulto.

Si la definición para "cerdo" resulta discriminatoria, la definición de "cerda" (de la misma especie que el cerdo, pero de sexo diferente) resulta todavía peor: sólo en la cuarta acepción se la define como "hembra del cerdo". Vamos, que ni siquiera merece una definición independiente. Eso sí, se especifica claramente los insultos a los que equivale:

cerda. (Del lat. setŭla, dim. de seta, pelo grueso).
4. f. Hembra del cerdo.
9. f. coloq. puerca ( mujer sucia).
10. f. coloq. puerca ( mujer grosera).
11. f. coloq. puerca ( mujer ruin).

Esto no se queda en el sus scrofa (cerdo/cerda), a la vaca se la define como "hembra del toro", la oveja como "hembra del carnero", la gallina como "hembra del gallo" (además de "persona cobarde, pusilánime y tímida")…

A menudo usamos el diccionario de la RAE para consensuar acepciones de modo estandarizado, para poder entendernos y saber que estamos hablando de la misma cosa. Pero el lenguaje es dinámico y podemos manejar términos de un modo "no oficial" si creemos que eso sirve para limpiarlos de connotaciones discriminatorias.

Debemos tener presente que el diccionario de la RAE resulta sexista y especista, igual que la sociedad cuyos usos limpia, fija y da esplendor.

 

miércoles, junio 21, 2006

ZARZUELA VEGANA



Navegando por la red he encontrado un curioso fragmento musical que podeis escuchar pulsando en el reproductor sobre estas líneas.

La pieza en cuestión es una invitación al veganismo al más puro estilo zarzuelesco. Resulta curioso encontrarse con que algo tan tradicional como el género lírico típicamente español se use para transmitir algo tan relativamente reciente como el veganismo. En fin, que no he podido resistirme a colgarlo.

La letra dice así:

De noche a la madrugada
en horrible procesión
desfilan al matadero
animales de prisión

Si supieras el gran mal
que comer carne provoca
nunca ensuciarías tu boca
con cadáver de animal

Si algún día el sufrimiento
te rasguñe el existir
tú no harías que otros seres
tuvieran tan cruel morir

Mas no es tarde aún
deten ya este sufrimiento
cambia tu alimento
cambialo por dios

 

sábado, junio 17, 2006

DETECTAR FALACIAS: FALACIA DEL ACCIDENTE



La falacia del accidente se produce cuando se confunde la esencia de la cuestión con una circunstancia relativa a la misma.

Vamos a ilustrar esto con un ejemplo. Muchos veganos y vegetarianos nos hemos encontrado con la siguiente afirmación:

“Hitler era vegetariano”

Esta frase se suele usar para arrogar al vegetarianismo cualidades propias del dictador y genocida, sugiriendo su vegetarianismo como algo representativo o clave para entender su persona. De este modo, todo vegetariano sería como Hitler en lo esencial, es decir, en los rasgos relevantes que le definen.

A parte de que existen fundadas dudas sobre el vegetarianismo de esta persona (en mi labor de documentación he encontrado confirmaciones y refutaciones de este asunto, pero ninguna prueba solvente), el hecho de que lo fuera no resulta relevante para la cuestión principal latente en la afirmación, que en este caso sería la bondad o maldad inherente al vegetarianismo (1).

El supuesto vegetarianismo de Hitler era una circunstancia de su vida como lo era no fumar o su rechazo al arte moderno, es decir, anécdotas que son independientes de sus ideas políticas o raciales, o que al menos no derivan directamente de las mismas.

Atribuir como esencial a un colectivo una cualidad que sólo conviene accidentalmente a algún individuo supone una traición al concepto, como sucede cuando definimos a los humanos "en general" como seres racionales y a los no-humanos como irracionales, cuando resulta que muchos humanos poseen menor capacidad de raciocinio que muchos no-humanos.

Esta falacia también se conoce como generalización precipitada, y mantiene una relación directa con la falacia del accidente. De hecho, la mayoría de las falacias del accidente se basan en generalizaciones a partir de accidentes de las cosas.

Resultaría fácil en este caso generalizar igualmente sobre la gran cantidad de dictadores y genocidas que se han paseado por la historia de este planeta siendo omnívoros, sin que ello signifique que todos los omnívoros se identifiquen con sus mismas cualidades. Esta sería una buena manera de hacer entender a quien presente esta afirmación con fines espurios lo falaz de su propuesta.


( artículo relaccionado: detectar falacias: introducción )


(1) este párrafo es una concesión, esto es, reconocer o rehusar refutar algo supuestamente relevante para la cuestión que se discute, manteniendo que pese a ello se sigue teniendo razón:

"Dices que Hitler era vegetariano, yo digo que no hay pruebas de ello, pero aunque lo fuera, eso no significa que el vegetarianismo sea algo malo"

La concesión es una especie de “salto a la garrocha” sobre el argumento del adversario.

DETECTAR FALACIAS: INTRODUCCIÓN



Se llama falacia a toda argumentación que contiene errores o tiene como fin inducir al error. Procede del latín fallatia, y significa engaño, y equivale en significado al término griego sofisma, que designa al argumento engañoso.

Ya se explicó en el artículo anterior que existen unos puntos de partida o premisas (frases que afirman o niegan algo) que se pueden presentar como axiomas o postulados (verdades auto-evidentes o muy fáciles de asumir) a partir de los cuales se puede articular el resto de la argumentación.

Por desgracia, es bastante normal toparse con toda suerte de falacias en las argumentaciones, ya sea por lo dudoso de los puntos de partida como por el desarrollo argumentativo que se hace a partir de ellos. Nosotros mismos, intentamos a menudo llevar a cabo demostraciones falaces, partiendo de premisas dudosas o apoyadas de forma parcial, sesgada o incompleta, de modo inconsciente o deliberado.

Resulta difícil detectar dónde están esas “trampas” para poder refutar debidamente lo que se presenta como cierto, o bien para dotar a nuestros razonamientos de solidez. Y es que, a efectos de una argumentación, tan importante resulta que el punto de partida sea verosímil, como que lo sea la argumentación que se crea en torno a él.

Por ejemplo, yo puedo pretender demostrar que no soy un ser humano, cosa que me costará dotar de verosimilitud por muy razonables que sean mis argumentos. Por lo mismo, puedo afirmar que ejerzo la abogacía, y tratar de demostrarlo rezando un padre nuestro, cosa que tampoco iba a resultar muy convincente para demostrar tal cosa.

Estos ejemplos tal vez sean muy extremos, pero salvando las distancias, son muchas las ocasiones en las que intentamos llegar a conclusiones sin fundamento o defendemos algo de modo erróneo.

También se explicó en otro artículo anterior por qué es importante ser fiel a la verdad, la relevancia ética de la misma, y que todo acto falto de ética implica una falta a la verdad. Pero además, independientemente de la cuestión ética de fondo, presentar una argumentación carente de falacias y saber detectarlas en las argumentaciones ajenas, dará solvencia a nuestros razonamientos y será todo un aval para no ser tan fácilmente engañados.

A partir de ahora comenzaré a explicar las falacias más comunes con las que nos podemos encontrar. En el siguiente artículo comienzo a explicar la primera de la que espero que se convierta en una larga lista, y una especie de mini-curso de detección de falacias para uso de veganos.

( artículos relacionados: "derechos simiescos", la iglesia dixit )

 

lunes, junio 12, 2006

AXIOMAS, VERDADES QUE ACEPTAN (CASI) TODOS



Debido a nuestra particular trayectoria evolutiva, los seres humanos hemos desarrollado la posibilidad de elegir de modo consciente y voluntario la mayoría de las acciones que confieren nuestra identidad. Es decir, podemos permitir que el pensamiento -con nuestros motivos, intenciones y fines- guíe nuestra forma de actuar, y no lo hagan nuestros impulsos como mero mecanismo de respuesta ante los estímulos.

Una pretensión típicamente humana es dotar a nuestras acciones de sentido, y que éste además sea comprensible por el resto de personas. Para ello nos vemos en la necesidad de descubrir qué es lo bueno, qué es lo malo, y si existe algún patrón para identificar lo uno y lo otro con carácter general, en nuestras acciones y en las de los demás.

Dado que bueno y malo son valoraciones, se necesita al menos un punto de partida para efectuarlas, pues igual que en geometría, no se pueden realizar acotaciones de ningún tipo si antes no contamos con un punto de referencia.

Esos puntos de referencia se conocen como axiomas y postulados. A partir de ellos se articulan los criterios éticos, que pretenden llegar a una demostración de bondad o maldad de los actos.

Existen axiomas que son auto-evidentes, como por ejemplo decir “la existencia existe”, “el todo es mayor que la parte”, que son verdades apodícticas, es decir, que no necesitan demostración alguna.

Otros axiomas, sin embargo, no son auto-evidentes. Se conocen como postulados, aunque convencionalmente se los puede llamar también axiomas.

Cada postulado puede dar lugar a un sistema deductivo diferente. Por ejemplo, se puede deducir que comer animales es intrínsecamente malo, argumentando que implica sufrimiento, y provocar sufrimiento es algo malo. Por lo tanto, tenemos que comer animales está mal, siempre y cuando aceptemos que el sufrimiento es algo malo per sé, que sería el postulado de partida.

"El sufrimiento es malo" no resulta auto-evidente, pero sí que resulta suficientemente intuitivo como para ser aceptado sin demasiados problemas por el común de la gente. Por supuesto, si alguien no acepta ese axioma como principio, no podrá aceptar finalmente ninguna maldad intrínseca en comer animales.

Otros axiomas que forman parte del ideario común en casi todas las culturas son los siguientes:

- es malo robar los bienes ajenos.
- hay que respetar la vida de los demás.
- no se debe mentir.
- etc.

Es decir, se suele aceptar como algo rechazable aquello que produce un perjuicio o agravio para nuestros semejantes. Esto se debe en gran medida a la empatía y la noción de reciprocidad tan propia de la mayoría de los miembros de nuestra especie, junto con la tradición, la herencia cultural o la genética.

Otro tema sería la incoherencia de aceptar estos axiomas sólo para con los animales humanos, que suele ser bastante habitual. Aunque tampoco ha de entrañarnos mucho a la vista de la falta de compromiso con los principios que se aceptan incluso hacia los de nuestra misma especie.

 

viernes, junio 09, 2006

DONDE NO LLEGAN LAS PALABRAS



Hoy he mirado por la ventana y he visto el mundo.

Después de esa magnífica y terrible visión, ¿cómo puede uno evitar que le zarandeen las emociones incontroladas? ¿Cómo dejar que algo que te rasga el corazón se quede contenido en una caja de razón y lógica? ¿cómo se puede ser sincero con uno mismo desbrozando la vida de aquello que le da sentido?

He cerrado la ventana.

Me he metido en mi ordenador y me he puesto a escribir cosas, pensamientos de otras personas, muy profundos y difíciles de comprender, que dicen cómo hay que hacer las cosas y por qué. Entonces me he preguntado: ¿Cuánto vale una vida más allá de las palabras? ¿Qué precio puede tener que no valga una mirada tranquila, limpia de otra cosa que no sea respeto y reconocimiento ante algo que es mucho más grande de lo que uno pueda llegar nunca a comprender? ¿Cuánto vale mi vida, mi propia vida, y cuánto vale la de los demás?

He dejado de escribir lo que escribía.

De pronto me dí cuenta de que nada de lo que pusiera carecía de verdadera importancia. ¿Cómo puedo traducir a palabras algo que sale del alma? ¿Cómo puede alguien dejar el corazón a un lado y presentar así cualquier cosa, y pretender un mundo mejor? ¿Qué motivo solvente, contundente, ineludible, existe para poder hacer que abra los ojos aquél que quiere seguir dormido?

No quiero seguir escribiendo.

Hoy ya es suficiente. Me quedo con muchas dudas que espero que resposen en el corazón en lugar de removerse en la mente. Hoy el filósofo duerme. Queda despierto el humano, de carne y hueso, con sus incoherencias, sus preferencias, sus duelos y sus miserias. Hoy habla el ser humano. El animal.

 

martes, mayo 30, 2006

IMAGEN: LA NUEVA TEORÍA DE LA EVOLUCIÓN


( podeis verlo en tamaño más grande pulsando aquí. Idea original extraida de el Paleofreak )

 

lunes, mayo 29, 2006

ESPECISMO



Lo prometido es deuda, así que aquí está el artículo que tenía pendiente sobre la palabra especismo y sus implicaciones.

Hoy en día no existe una definición reglada en castellano sobre este término, ni figura en el diccionario de la RAE (por el momento), pero podemos tomar como partida esta acepción:

"el trato desfavorable hacia un individuo en base a la infravaloración de sus intereses o la negación de sus derechos, por el simple hecho de pertenecer a una determinada especie."

Esta definición puede plantear dos problemas principales:

1º. que las plantas, bacterias u hongos también pertenecen a otra especie, y este término se refiere solo a animales no-humanos.

2º. que hay que aceptar que la base del derecho parte del reconocimiento de unos intereses.

Vamos a considerar en un principio que efectivamente el derecho es, en un sentido amplio, el sistema mediante el cual se reconocen y respetan los intereses (no es la única posibilidad, aunque es la más habitual) y los individuos que no los desarrollan no pueden ser considerados sujetos de derecho. Pero, ¿qué significa interés? El diccionario de la RAE ofrece varias entradas. Vamos a obviar las que carecen de relevancia a estos efectos y centrarnos en dos principales:

interés.
1. Inclinación del ánimo hacia un objeto, una persona, una narración, etc.
2. Conveniencia o beneficio en el orden moral o material.

La entrada habla de inclinación de ánimo. Sabemos que los animales sí que tenemos inclinaciones de ánimo, pero ¿lo tienen las plantas, bacterias u hongos? Es un poco difícil mantener algo así. En ausencia de un sistema nervioso, no existen evidencias de que estos individuos desarrollen atributos como la voluntad o el pensamiento, necesarios para desarrollar ánimo hacia las cosas.

Sin embargo, la entrada habla de conveniencia o beneficio. Resulta plausible afirmar que una planta, hongo o bacteria se beneficia o le convienen ciertas cosas, más que decir que desarrolla un interés de ánimo hacia ellas. Es normal por tanto que haya quien proteste cuando se dice que las plantas no desarrollan intereses vitales, y que por lo tanto el antiespecismo las discrimina.

Pero en este caso tal vez sea más correcto hablar de una tendencia vital más que de interés, considerando la tendencia vital el impulso que inclina a una entidad hacia un mayor orden y le aleja de la entropia, cosa que sucede de modo natural y diferencia a las entidades vivas de las no vivas.

Este matiz de la tendencia vital es importante. No obstante, no parece que haya muchos problemas en aceptar como correcta la definición inicial de especismo, si finalmente aceptamos que:

A. plantas, hongos y bacterias no desarrollan intereses vitales, sino que expresan una tendencia vital.

B. la base del derecho responde a preservar intereses vitales, y no necesariamente a preservar la tendencia de los fenómenos naturales.

A partir de esta definición general, existen diferentes tipos de especismo:

1. especismo antropocéntrico: es la discriminación hacia los no-humanos en general.
2. especismo de la preferencia: es la discriminación de unos animales no-humanos frente a otros.

Estos dos tipos se dividen en dos subgrupos:

A. especismo directo: se discrimina a un individuo por el simple hecho de no pertenecer a una especie determinada.
B. especismo indirecto: se discrimina a un individuo por el simple hecho de que su especie carece de alguna característica irrelevante.

Así tenemos que existe:

- especismo antropocéntrico directo: “los animales no merecen derechos por no pertenecer a la especie humana”

- especismo antropocéntrico indirecto: “los animales no merecen derechos porque carecen de autoconciencia o capacidad de comunicación”

- especismo de la preferencia directo: “los perros y gatos no deben ser comidos porque no son vacas o cerdos”

-especismo de la preferencia indirecto: “los perros y gatos no deben ser comidos porque son más inteligentes o bonitos que las vacas o los cerdos”

 

miércoles, mayo 24, 2006

AMPLIACIÓN DEL BLOG


Como podeis ver, he cambiado y ampliado la estructura del blog, añadiendo dos secciones a las que se puede acceder a través de la nueva barra debajo de la cabecera.

El primer botón conduce a sitios veganos, una sección que acabo de crear y que supone una recopilación de sitios de temática vegana que existen por la red en castellano. El segundo botón conduce a test de ética y moral, una sección ya existente pero que hasta ahora sólo se podía acceder a través de un artículo anterior.

Si conoceis alguna página, blog, portal o foro en castellano que no esté incluido en la lista de sitios veganos, podeis indicarmelo y si cumple los requisitos la incluiré. Tienen que ser lugares que traten sobre veganismo, que tengan un mínimo de calidad, y que no fomenten el bienestarismo, el ovo-lacteo-vegetarianismo, o hagan apología del uso de animales de alguna manera.

Si quereis poner algún comentario sobre el test de ética y moral, también podeis hacerlo aquí.

Espero que os guste el cambio.